Termina el acampe y empieza el diálogo

Después de cinco meses, los aborígenes qom de Formosa levantaron el acampe que mantenían en la Avenida 9 de Julio y Avenida de Mayo. La decisión de los indígenas, encabezados por Félix Díaz, se enmarca en el inicio, el lunes próximo, de una mesa de diálogo entre esa comunidad y autoridades nacionales y provinciales para dar respuesta a los problemas territoriales de la comunidad de La Primavera y a cuestiones de seguridad que los afectan, entre otras. Además exigen que se esclarezca el asesinato de Roberto López ocurrido el 23 de noviembre pasado, cuando la policía formoseña los desalojó de la ruta nacional 86, donde reclamaban por sus tierras. Un grupo de 30 indígenas regresó a su pueblo, mientras que Díaz se quedó en Buenos Aires, para participar de las reuniones. “Hubo presión para que el micro se vaya rápido”, se quejó el líder qom.

El acampe se levantó en la mañana de ayer, cuando Gendarmería dispuso camiones y un micro para llevar a los aborígenes y sus pertenencias rumbo a Formosa. Los originarios planeaban irse el lunes, pero tras esta oferta del Gobierno decidieron regresar antes. “Los camiones llegaron a las ocho y salieron a las 14. Quedaron tiradas muchas cosas que los hermanos no se pudieron llevar. Hubo mucha presión para que el micro se vaya rápido”, apuntó Díaz. Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien formará parte de la mesa de diálogo en respaldo de los qom, lamentó que “los levantaran de forma agresiva: fue muy desagradable que se vayan así”.

Imgagen: comunidadlaprimavera.blogspot.com

Durante la retirada del campamento se hizo presente el subsecretario de Fortalecimiento de la Democracia y titular de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, quien también formará parte de la mesa de diálogo. Larroque se presentó junto a militantes de la agrupación que conduce. Sobre la aparición de ese grupo, Cortiñas sostuvo: “Con ellos compartimos marchas, pero no sé para qué fueron. Me parece un disparate y hay que saber quién los mandó”.

El lunes pasado, Díaz acordó con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, iniciar encuentros quincenales para abordar las problemáticas de su pueblo, sobre todo en torno de la restitución de 1300 hectáreas, que en la actualidad están en propiedad de una familia de hacendados y del gobierno formoseño.

Esta semana viajó a La Primavera el secretario de Interior, Marcio Barbosa Moreira, y tras recorrer la zona aseguró: “Hay una desinformación muy grande y malintencionada en Buenos Aires. Es muy distinto a lo que pasa en la provincia”. El funcionario estuvo en el lugar junto al ministro de Gobierno de Formosa, Jorge González, quien luego de los sucesos del 23 de noviembre negó ante la Legislatura provincial que haya existido una represión y defendió lo actuado por la policía en el marco “de una orden judicial”. En esa ocasión, además de la muerte de López, fue asesinado el policía Heber Falcón y quedaron una veintena de heridos, mientras que las casas de los qom fueron incendiadas.

Moreira y González se reunieron con Fernando Sanabria (95), quien se presentó como único cacique de La Primavera. El hombre, defensor del gobierno de Gildo Insfrán, le apuntó a Díaz y dijo representar a “la gran mayoría en la comunidad”. El hijo de este cacique, Celestino, será convocado a la reunión del lunes. Desde el entorno de Díaz afirmaron que el 18 de junio de 2008 el referente que encabezó los reclamos en Buenos Aires fue elegido cacique, acto desconocido por el Instituto de Comunidades Aborígenes de Formosa. El organismo otorgó ocho días después la legitimidad del cargo a Sanabria.

El titular del Inadi, Claudio Morgado, que trabaja en los conflictos de esta comunidad desde antes de que tengan eco en los medios nacionales, señaló: “En la elección se lo eligió a Félix y el ICA no lo reconoció, y luego se lo nombra a Sanabria. Eso hay que revisarlo”. Para legitimar la representatividad del líder qom, Morgado lo impulsó como delegado en el Inadi de Formosa. Esta semana, María Rachid, vice del organismo, admitió que en el marco de una restructuración terminó con el contrato de Díaz, por lo que el jueves se le quitó el celular entregado para ese trabajo. Con esa herramienta Díaz se comunicaba con periodistas.

En este contexto, el lunes comenzará el diálogo entre el gobierno de Formosa, Díaz, Sanabria, autoridades nacionales y organismos de derechos humanos. Morgado remarcó que “para dar una solución de fondo hay que sentar a todos los actores” y “por sobre todo tratar todos los temas”.

Informe: Leonardo Rossi.

Artículo publicado en PáginaI12  –7 de mayo de 2011–.

Anuncios