Los silencios (oficiales) y las voces de Argentina

Viernes por la noche: Abelardo Díaz, hijo del qarashe de la comunidad qom Potae Napocna Navogoh (garra del oso hormiguero), y Carlos Sosa fueron brutalmente golpeados. En diversos medios, Díaz habló de una patota y apuntó al gobierno provincial, como en anteriores ataques que sufrió su pueblo. El gobierno de Gildo Insfrán respondió por terceros: “Confirman alcohol y riña en La Primavera”, tituló a primera hora de ayer el portal del diario El Comercial de Formosa.

El medio desestimó la versión de Díaz con ese titular, un primer párrafo que sostiene el título (“Todos los testimonios, incluso de los mismos familiares de los jóvenes Qom de La Primavera Abelardo Díaz y Carlos Sosa, que fueron golpeados la madrugada del sábado, coinciden en señalar una gresca”) y varias citas del ministro de Gobierno, Jorge González. Al final se cita la fuente: Prensa de Gobierno. Hacia la noche, el portal dio tres párrafos para que Díaz haga su descargo.

Abelardo Díaz tras la golpiza sufrida en cercanías de su comunidad. Imagen: comunidadlaprimavera.blogspot.com

El hecho puntual del viernes fue denunciado y Díaz espera justicia, como espera justicia por el asesinato de Roberto López el 23 de noviembre de 2010, durante una represión de la Policía provincial, revindicada por González. También espera justicia por las muertes de Lila, de once meses y la abuela Celestina Jara, atropelladas por un gendarme el día de los derechos humanos y la democracia del año pasado.

Lo ni ni y el no

La comunidad esquiva la muerte. No hubo ni Corte Interamericana ni Corte Suprema ni Ministerio de Seguridad ni de Interior ni Secretaría de Derechos Humanos ni Inadi ni Madres Línea Fundadora ni Centro de Estudios Legales y Sociales ni Asamblea Permanente por los Derechos Humanos ni Amnistía Internacional ni Servicio de Paz y Justicia ni Relator de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas ni básicamente nada de todo a lo que apeló la comunidad para que se le devolviera una vida normal.

Desde que en 2010 se decidieron reclamar sus tierras ancestrales comenzó la cacería. Desde que en 2010 comenzó la cacería nunca fueron recibidos por la Presidenta. Díaz entendía que en la mandataria podía haber una llave para frenar los ataques. Hoy perdió esa esperanza.

Tras el ataque a su hijo el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda se contactó con el qarashe y “se solidarizó”.

-¿Le volvió a pedir una reunión con Cristina Fernández?

-Ya no espero que me reciba la Presidenta, no tengo esperanza de eso porque sé que es muy aliada del gobernador. Sólo quiero que se cumplan las leyes que nos protegen.

-¿Qué le diría si pudiese hablar con ella?

-Que nos dejen de perseguir por pensar diferente, y que nos hagan sentir argentinos.

País con buena gente

En un gesto destacable, la Presidenta recibió días atrás, durante dos horas a un joven, militante del Pro, atacado por ser homosexual. Los medios oficialistas dieron una amplia cobertura al tema, especialmente en televisión -por si hiciera falta-, el medio de mayor alcance. Félix Díaz, y varios de sus hermanos acamparon cinco meses en Buenos Aires esperando conversar con Cristina Fernández. Jamás le vieron la cara. No la escucharon. No los escuchó.

Félix Díaz perdió la esperanza de ser recibido por la Presidenta. Imagen: comunidadlaprimavera.blogspot.com

El domingo, el colectivo periodístico villero La Garganta Poderosa publicó una carta abierta a la Presidenta. Aquí algunos extractos.

Ante cualquier posible acusación de cooperar con el golpismo o la desestabilización aclaran: “Somos villeros, que vivimos acá, que no compramos dólares y que no marchamos el 18 A”.

Y luego denuncian: “En buena hora fueron descolgados esos asesinos que colgaban de la pared, pero todavía falta descolgar a los asesinos colgados de usted. Lejos del oportunismo, vivimos denunciando al macrismo. Y en esta impotencia toba (qom) que nos desborda, ni en pedo nos olvidamos lo que vivimos en el Borda. Justamente por eso, no podemos aceptar la naturalización del exceso, del abuso policial, de la violación sistemática a la diversidad cultural.

“Necesitamos una reacción, ni K, ni anti K: una reacción ya, un volantazo histórico en la conducción, del oficialismo y la oposición de estos pagos, que nos permita reconciliarnos con nuestros antepasados.

“¿Usted llamó a Insfrán para preguntarle qué pasó el fin de semana? ¿Por qué no se expresa públicamente, como cuando nos pega la Metropolitana? Nuevamente, la víctima del silencio y la represión vuelve a ser la comunidad qom: ahora cagaron a palos a Abelardo Díaz y Omar Sosa, en otro capítulo de esa razia silenciosa que viene desangrando a Formosa.

Invisibles

Aún resuenan las palabras de Díaz. “Ya no espero que me reciba la Presidenta”. El qarashe ha asumido la negación, el ser invisibles. Díaz y su comunidad ya no esperan, no pueden esperar, porque los están matando.

Publicado en Marcha.org.ar –7 de mayo de 2013–

Anuncios